Saltar al contenido

Las 5 causas de por qué tienes ansiedad de dulce todo el día (y cómo solucionarlo hoy mismo)

La ansiedad de dulce es uno de los problemas más comunes que afectan a las mujeres. Son varias las posibles causas que pueden detonar ese deseo desmedido de comer alimentos azucarados y aquí te vamos a explicar cómo solucionarlas.

La mayoría de las mujeres han tenido en algún momento ese deseo incontrolable de comer dulce durante todo el día.

Esta es una de las manifestaciones más comunes del desequilibrio nutricional.

Son muchas las causas que pueden detonar este deseo de comer dulces, y es importante saber cómo tratarlo para evitar el consumo excesivo de azúcar.

La “ansiedad de dulce” es sumamente habitual.

Esto puede deberse tanto a causas fisiológicas como médicas como a problemas psicológicos.

La primera razón por la que el cuerpo humano demanda el consumo de dulce es por placer.

Existen un par de neurotransmisores que entran en juego para desarrollar esta ansiedad por comer dulce.

El primero de ellos es la serotonina. Es decir, la hormona de la felicidad.

Cerca del 95% de la serotonina se fabrica en el intestino, y el consumo de azúcar eleva significativamente sus niveles.

El segundo neurotransmisor involucrado es la dopamina.

Esta es la hormona de las sensaciones placenteras que también se ve asociada a las adicciones.

El consumo de azúcar hace que se active el centro de recompensa del cerebro.

Sabiendo esto, podemos destacar 5 razones principales por las que una persona puede sufrir de ansiedad de dulce.

Las 5 causas que generan ansiedad de dulce todo el día

1.   Bajos niveles de glucosa

Una de las causas fisiológicas por las que una persona puede sufrir de deseo de dulce son los bajos niveles de glucosa en la sangre.

La falta de glucosa puede llegar a generar mareos o la sensación de tener poca energía.

Esto hace que el cerebro envíe la señal de necesidad de elevar los niveles de glucosa por medio del consumo de azúcar, lo que se puede traducir en ansiedad por comer dulce.

Y claro, pasas justo por la pastelería de turno con esos bollos tan apetitosos y brillantes…

¡Y te comes tres!

2.   Estrés y ansiedad

El estrés y la ansiedad hacen que nuestro organismo suba los niveles de cortisol.

Esta hormona tiene como función aumentar los niveles de glucosa en la sangre, lo que puede manifestarse como deseo por ingerir alimentos dulces.

Esta hormona ataca primero a los músculos, teniendo luego efectos en el metabolismo afectando las acumulaciones de grasa en el cuerpo.

Enfadarte te engorda, que lo sepas.

3.   Placer

Comer nuestros alimentos preferidos es una de las actividades más placenteras para el cuerpo, y esto tiene una explicación.

Los alimentos ricos en carbohidratos simples, como es el caso de la comida azucarada, aumentan los niveles de serotonina.

Como dijimos anteriormente, esta es la hormona de la felicidad.

La ansiedad puede causar que el cuerpo manifieste la necesidad de serotonina, por lo que las personas tienen esa sensación de deseo de comidas dulces.

4.   Dietas muy estrictas

Por lo general, las dietas estrictas restringen a las personas el consumo de carbohidratos.

Ante este cambio de alimentación, el cuerpo solicita el consumo de hidratos de carbono, que también se puede manifestar como ganas de comer dulce.

Tan peligroso es tener niveles de glucosa demasiado altos en sangre, como demasiado bajos.

Las dietas restrictivas provoca que el organismo tenga que destruir tejidos para conseguir la glucosa que necesita.

O recordarte en qué armario está el turrón de chocolate de las navidades pasadas.

5.   Aburrimiento

Existen múltiples estudios que establecen una relación directa entre el aburrimiento y las ganas de consumir azúcar.

El cuerpo puede interpretar como medicación la ingesta de ciertos alimentos como respuesta a la depresión, la ansiedad, la soledad, el aburrimiento, el enojo y distintos conflictos.

Si amiga, comer dulce te distrae.

Engordas, pero te distraes.

Consecuencias de consumir mucho dulce

Si bien el consumo moderado de azúcar no resulta dañino, una persona que no sepa controlar sus deseos por el dulce o que los sufre recurrentemente sí puede ver su salud afectada.

El consumo excesivo de azúcar puede aumentar el riesgo de enfermedades cardiovasculares, sobrepeso, hipertensión, obesidad, diabetes e incluso cáncer en los casos más extremos.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha recomendado a los adultos con un índice de masa corporal normal reducir el consumo de azúcar al 5 por ciento de la ingesta calórica diaria, lo que equivale a unos 25 gramos al máximo día.

Por medio de distintos estudios, se ha comprobado que hay relación entre el consumo de azúcar y situaciones de pérdida de la memoria, problemas en la piel y dificultades para saciar el hambre.

Las 5 soluciones para controlar el deseo de dulce

Conociendo cuáles son las causas principales o más comunes por las que experimentas esa sensación de necesidad de comer dulce y algunas de sus consecuencias, te daremos algunos consejos que te pueden ayudar a combatir el deseo por el dulce.

1.   Intenta distraerte

Si una de las causas de la necesidad de ingerir alimentos azucarados es el aburrimiento, intentar mantener la mente ocupada es siempre una buena opción.

Puedes salir a caminar, leer un libro, jugar con tus hijos o cualquier actividad que te distraiga, intentando siempre estar alejada de la cocina.

2.   Identifica el problema

Sabiendo que las ansias de comer dulce pueden ser producidas por factores emocionales, puede resultar positivo saber el porqué del deseo de comer dulce en un momento puntual.

Sabiendo exactamente cuál es el problema que te genera esa necesidad de azúcar, puedes encontrar soluciones más efectivas que el consumo desmedido de azúcar.

3.   Haz ejercicio

Está comprobado que la práctica del deporte o cualquier actividad física tiene un efecto positivo en cuanto a los problemas de estrés, siendo una forma muy efectiva de subir los ánimos.

Esto te ayudará en gran medida a disminuir esos deseos de consumo de dulce.

4.   Come con frecuencia

Muchas personas logran combatir los deseos de dulce aumentando la cantidad de comidas del día. Comiendo unas 5 o 6 veces al día en proporciones más pequeñas, la sensación de saciedad será constante, lo que te ayudará a controlar esas ansias por comer dulces.

5.   No compres dulces ni bollería ni nada con azúcar

Si bien parece una solución evidente, no es lo mismo negarse a ceder a estos deseos teniendo dulces a disposición al caso contrario.

Al no tener dulces a la mano, te será difícil el consumo excesivo.

La mayoría de las personas compran dulces o snacks para tener en caso de algún antojo, pero para una persona con dependencia puede llegar a ser catastrófico.

Sea cual sea el caso, es importante que el consumo de dulces sea moderado para que nuestra salud no se vea afectada.

Sigue nuestros consejos para controlar tu ansiedad por los dulces, o cuando menos, sé cuidadosa en no abusar de ellos.

Te explico más trucos en el video con las 5 claves para bajar grasa más rápido.

sergio lázaro ruiz dietista

He ayudado a más de 2.000 personas a conseguir su peso saludable sin dietas y para siempre.

Pídeme info sin compromiso aquí

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Configurar y más información
Privacidad