Saltar al contenido

Los 5 productos “sanos” que están enfermando a tu hijos

La obesidad infantil es un inmenso problema que afecta a los niños en casi todos los lugares del mundo, pero lo que no sabemos es que en algunos casos es causada por 5 productos aparentemente “sanos”.

En los países desarrollados es cada vez mayor la cantidad de niños que sufren de obesidad.  

De hecho, según el informe Aladino que presentó el Ministerio de Salud de España en 2021, el 40,6% de los niños españoles de entre 6 y 9 años tienen sobrepeso u obesidad.  

En la mayoría de los casos, estos problemas están relacionados a una mala alimentación, pero lo que muchos no saben es que hay alimentos que parecen saludables que pueden hacer que tus hijos ganen peso.  

Por tanto, tu ignorancia hace engordar a tus hijos.  

Por lo general, la obesidad infantil en los países desarrollados está relacionada a los alimentos procesados o el consumo excesivo de dulces. 

 

Sin embargo, son muchos los motivos que pueden estar engordando a tus hijos.  

En muchas ocasiones, puede que estés ofreciendo alimentos saludables a tus niños, pero que aún así su dieta le haga subir de peso.  

Es por esto que, más allá de evitar la comida basura y los dulces, es necesario saber qué estamos dando a los más pequeños, ya que hay productos sanos que pueden contribuir a la subida de peso.  

Es por esto que te diremos los 5 productos “saludables” que están engordando a tus hijos.  

Los 5 productos “sanos” que están engordando a tus hijos

  1. Pan (de cualquier tipo que se venda en un supermercado)

Uno de los alimentos que más consumimos en el día a día es el pan, pero muchos no saben cómo esto puede contribuir a la subida de peso.  

Por lo general el pan forma parte tanto de nuestras dietas como la de los niños, por lo que estos últimos también podrían estar engordando.  

Lo cierto es que el pan, si bien no es dañino, es un alimento rico en hidratos de carbono que aumenta en gran medida nuestras calorías diarias.  

No obstante, en muchos casos lo que acaba aumentando desmedidamente las calorías es lo que usamos para acompañar el pan, como es el caso de la mantequilla o el chocolate.  

Solución: compra desde mañana mismo el pan, pide que sea 100% integral y en una panadería de confianza.

2.   Lácteos (cualquier leche, derivados, quesos, yogures, etc)

Los productos lácteos como la leche, los quesos, la mantequilla o el yogurt, pese a ser una gran fuente de proteínas y calcio, también son alimentos ricos en grasas y calóricos.  

La mayoría de los productos lácteos del supermercado están repletos de azúcares, conservantes, estabilizantes, correctores de acidez, y edulcorantes.  

Está claro que el calcio es esencial para el correcto crecimiento y desarrollo de los niños, pero el consumo excesivo de productos lácteos puede ser un factor que influya en el aumento de peso e incluso en la obesidad infantil en el peor de los escenarios.  

Hay un mito relacionado con el calcio muy extendido, que confunde a las madres de todo el mundo: “el calcio está en la leche”.  

Y no es cierto.  

Hay calcio en la leche, sí, pero no todo el calcio está ahí, ni mucho menos.  

Hay verduras, frutos secos  y legumbres con una densidad de calcio superior a la de un vaso de leche.  

Algunos ejemplos son el brócoli, espinacas, acelgas, almendras, nueces, garbanzos, lentejas, o las judías.  

Solución: evita los lácteos en casa, y cámbialos por verduras, hortalizas, frutos secos y legumbres que son más ricos en calcio y más saludables. Incorpora en casa bebidas vegetales como la bebida de soja, arroz o almendras.  

3.   Frutos secos (fritos o embadurnados de miel o azúcar)

Los frutos secos son usados por muchas personas para saciar los antojos, creyendo que es mucho más saludable que cualquier snack dulce o salado.  

Si bien es cierto que no posee azúcares ni grandes cantidades de sodio, los frutos secos como las nueces, los cacahuetes, las almendras o las avellanas son ricas en grasas saludables.  

Es por esto que los frutos secos son recomendados para aquellas personas que buscan aumentar de peso comiendo saludablemente.  

Dar grandes cantidades de frutos secos a un niño tendrá exactamente las mismas consecuencias a las que causaría en un adulto, por lo que estaríamos colaborando con su sobrepeso.  

Esto mismo aplica para la mantequilla de cacahuete, que no es más que maní triturado y procesado en sus propios aceites naturales.  

Esto hablando de la mantequilla de maní al natural, ya que algunas marcas comerciales añaden azúcar y otros ingredientes que sí pueden ser mucho menos saludables.  

También está muy extendido el uso de bolsas de snacks con frutos secos salados con cacahuetes, maíz, garbanzos, etc que están… fritos!  

Si ya es fácil engordar a los niños solo con los frutos secos, imagínate si se los das fritos sumergidos en aceites de palma o refinados.  

Solución: compra siempre frutos secos naturales, sin más.  

4.   Aceite de oliva (cuidado con los refinados y las etiquetas)

Todos hemos escuchado en algún momento que cocinar con aceite de oliva es mucho más saludable que otros tipos de aceite.  

Sin embargo, el aceite de oliva condensa una inmensa cantidad de calorías en cantidades sumamente pequeñas.  

Además, quizá hay algo que no sabes sobre los 4 tipos de aceite que te puedes encontrar en los productos del supermercado:

  • Aceite de Orujo: muy mala calidad
  • Aceite de Oliva: mala calidad
  • Aceite de Oliva Virgen: buen calidad
  • Aceite de Oliva Virgen Extra: la mejor calidad
  •  

Y si te fijas, en la mayoría de conservas y productos del supermercado (atún en “aceite de oliva”, estofado de lentejas con “aceite de oliva”, etc) están usando un aceite de mala calidad.  

Piensas que como es de oliva ya es bueno… y no es así.  

¡Mucho ojo!  

Por esto, pese a no ser tan dañino como otros tipos de aceite, es uno de los factores comunes en las dietas que acaban haciendo que tanto niños como adultos aumenten de peso.  

La excusa de dar una comida o cena con los típicos rebozados congelados porque es algo rápido, está dañando su salud (y la tuya, seguramente).  

Solución: mejor utilizar siempre unas gotas de aceite de oliva virgen extra para cocinar a la plancha y un pulverizador para aliñar las ensaladas.

 

5.   Bollería y desayunos industriales

Sin duda, el rey de los productos más perjudiciales para los niños es la bollería industrial.  

Suele contener generosas dosis de azúcar (para que esté más rico), de grasas saturadas (las chungas), cereales ultra refinados (trigo, cebada, maíz, etc) para hacer la mezcla.  

Además de que suelen estar envasados en cajas super atractivas y divertidas para los niños, con regalos en su interior.  

Si te fijas en la etiqueta suele tener un alto valor calórico por cada 100 gramos, aunque te quieran hacer ver sólo la ración.  

También suele llevar altas dosis de sales, conservantes, acidulantes, antioxidantes, etc que hace que duren más.  

El mayor problema es que pueden ser adictivos para los niños.  

Solución: deja de comprarlos ya, e incorpora a la cesta de la compra más fruta y gelatinas sin azúcar.  

¿Qué se debe hacer para evitarlo?

Es bastante probable que alguno de estos productos esté actualmente en tu despensa o nevera sin saber que eran 5 productos “saludables” que engordan a tus hijos.  

Es por este motivo que, más allá de prestar atención a si un alimento es procesado o azucarado, es necesario que revises la tabla nutricional de todos los alimentos que compres.  

Solo de esta manera sabrás exactamente qué están comiendo tus hijos.  

Lo más recomendable es que los pequeños tengan una dieta balanceada, mezclando hidratos de carbono complejos, proteínas de origen vegetal,  grasas saludables, vitaminas y minerales en las proporciones correctas.  

Independientemente de si los alimentos son procesados o no, es importante saber cuántas calorías y qué porcentaje de grasas están ingiriendo tus hijos.  

Y más importante aún, revisa los ingredientes.  

Otro truco: los ingredientes están ordenados de mayor a menor cantidad en la etiqueta del producto.  

La dieta debe tener un equilibrio de ingredientes saludables al principio. Si empieza por azúcar, edulcorante, harina de trigo, aceite de palma, etc no lo compres!  

La paradoja del primer mundo

Así como hay muchos niños con obesidad en el mundo, existen muchos niños con malnutrición o problemas para aumentar de peso hoy en día en España.  

Vigila desde hoy mismo lo que estás comprando y dando a tus niños.  

Ya conoces los 5 productos que engordan a tus hijos aún cuando se supone que son alimentos saludables.  

No se trata que los elimines todos drásticamente de su dieta, sino que alternes y espacies su consumo con otros alimentos y además estimular las actividades deportivas en los más pequeños.  

Muchas gracias por leernos, esperamos que este artículo haya sido de utilidad y te hayan ayudado las 5 soluciones en tu camino de decirle “¡Adiós a las dietas!”.

Descubre más trucos en el video con las 5 claves para bajar grasa más rápido.

sergio lázaro ruiz dietista

He ayudado a más de 2.000 personas a conseguir su peso saludable sin dietas y para siempre.

Pídeme info sin compromiso aquí

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Configurar y más información
Privacidad